→Dame la mano, pero después, nada de soltarla


Porque el final de un camino, sólo es el principio de otro y lo único importante es la persona que escoges para que camine a tu lado, aunque sea para esconderse en un desierto. Y esconderse es lo que menos te importa. 

Lo que te importa es que estás tocando con la yema de los dedos eso con lo que has estado soñando toda tu vida; y ya solo importa el hoy, y lo que queda por venir. Porque no se puede borrar lo que ya está escrito, y porque la vida es aquello que te sucede mientras tú tratas de hacer otra cosa.

1 comentario:

La gente cambia, los recuerdos nunca dijo...

Me paso por tu blog como me pediste :) De verdad que me gusta mucho :D
teeeee sigo, sin duda
un besito!